Tienda erotica online

 marzo 22, 2014      
 Uncategorized   

¿Quieres vivir un fin de semana sensual junto a tu chica y descubrir las maravillas del Tantra? Pues atento, sigue nuestros consejos y ninguno olvidaréis la experiencia.

En primer lugar, busca un lugar tranquilo, escondido en la naturaleza; puede ser tanto en el mar como en la montaña, es preferible que haya agua (pozas, etc.) Alójate en un sitio silencioso, ha llegado el momento de estimular al máximo los sentidos.

 

 Tienda erotica

Masajes bajo el agua

Metéos en el mar o en la poza, en algún lugar con poca profundidad. Colócate detrás de tu pareja y prepárate para darle el masaje de su vida. Ella debe tener los ojos cerrados y no oponer resistencia a tus caricias, que se relaje y se concentre en el efecto que tus manos producen sobre su cuerpo y en el roce del agua. Empieza por los hombros y a partir de ahí baja por todo su cuerpo, espalda, brazos, piernas, pecho, abdomen…, no hace falta que seas masajista profesional, simplemente sé delicado y, sobre todo, concéntrate en darle placer. Para haceros con los elemenots necesarios para un buen masaje teneis que visitar esta web erótica.

Una vez terminado el masaje, intercambiad posiciones, te toca a ti disfrutar del roce de sus manos, relájate y déjate mimar.

 

black-and-white-pictures-erotica1

 

El Tantra, magia sexual

Después de disfrutar de las ventajas que ofrece la naturaleza, prepárate para descubrir una filosofía con 20.000 años de antiguedad, el Tantra, que aplicada al sexo potencia al máximo la percepción de las sensaciones

El Tantra incluye toda una serie de prácticas y rituales. Son muchas y muy diversas. Aquí tienes una muestra:

-Tápale los ojos y guíala en un recorrido por el entorno, que vaya palpando todo lo que la rodea, árboles, arbustos, arena,… Esta práctica pone en alerta todos los sentidos, haciendo al cuerpo mucho más receptivo. Quien realiza prácticas tántricas despierta todo su aspecto sensorial y es capaz de sentir al mundo con una mayor intensidad y detalle. Una vez terminado el paseo, intercambiad posiciones.

 

-Sentaos uno frente al otro. Antes habréis buscado objetos de diferentes texturas: plumas, cuero, gasa,… Como en el caso anterior, debéis turnaros para acariciar el uno el cuerpo del otro con los objetos, estimulando la sensibilidad hasta llegar al climax.

 

Posición Tántrica

La unión perfecta entre ambos sexos se logra, según el Tantra, sentándose la mujer sobre el hombre, cara a cara. Esta posición, denominada erecta, garantiza una gratísima experiencia sexual. En esta postura la mujer tiene una parte muy activa, así que ella te hará gemir de placer, hasta más no poder.

 

Esta postura facilita los orgasmos simultáneos, lo que aumenta la compenetración. La otra ventaja que existe es que con esta postura estarás estimulando directa y constantemente a tu chica, razón por la que ella puede alcanzar niveles de estimulación increíbles. Si no lo has probado aún te lo recomendamos, estimula tus sentidos y disfrutalo al máximo.

Después de mucho pensarlo estás decidido, quieres hacer algo diferente, emocionante, quieres deleitar a tu chica con un baile al son de un sugestivo ritmo. Un consejo: la improvisación está bien, pero aquí tienes una serie de consejos que te ayudarán a triunfar.

 

Antes de empezar a desparramar tu ropa por la habitación, asegúrate de que el escenario y el juego van a ser placenteros para tu pareja. La iluminación es clave, una seda roja sobre la pantalla (¡cuidado con los incendios!) o la luz de las velas servirán para ir calentando el ambiente.

Practica un poco frente al espejo los movimientos para asegurarte de que producirás espasmos de placer en el cuerpo de tu chica. Eso sí, ante todo, el momento debe ser el idóneo; es decir, ambos debéis tener un buen día.

Una vez  te encuentres frente a ella, ponla en situación. Acércate lenta y calurosamente antes de comenzar con tu provocativo performance y entre besos húmedos y rozamientos dile que tienes algo para ella.

Si quieres ponerla a cien, deshazte de tu ropa en el siguiente orden:

1.- Quítate los calcetines.

2.- Quítate la corbata y tírasela.

3.- Liberate de los puños de tu camisa.

4.- Desabróchate la camisa, pero no te la quites.

5.- Quítate el cinturón y desabrocha tus pantalones.

6.- Deja que los pantalones caigan al suelo y da un paso hacia delante, para deshacerte de ellos.

7.- Ahora sí, quítate la camisa

8.- Muévete lentamente hacia ella y después de darle un húmedo beso en la oreja susúrrale al oído que te molestan los calzoncillos, pídele  que te ayude a quitártelos.